Las Pinturas Negras de Goya.

La entrada de hoy es de arte. Y no es una forma de hablar, sino que voy a hablar de arte en sí. De las Pinturas Negras de Goya y el oscuro halo que recubre su historia. Espero que os gusten tanto como a mí. Adelante.



Goya fue un pintor y grabador español, cuyas obras están consideradas como el comienzo de la pintura contemporánea. Desde mi punto de vista, su pintura retrata una realidad muy cruda, que de hecho se ve enmarcada por la Guerra de la Independencia, entre otras cosas, de ahí la crudeza de pinturas como Los levantamientos del 2 de mayo o Los fusilamientos del 3 de mayo, entre otras obras.

Aunque bien merecerían una entrada, no he venido aquí hoy a hablar sobre estas tremendas pinturas, sino sobre una parte de la vida de este famoso artista español, una época rodeada de misterio y oscuridad que, a mi parecer, legó lo mejor que Francisco de Goya haya creado jamás.

Los que me lean un poquito sabrán que me gustan los temas de misterio, y esas cosas que dejan a uno con cara de tonto una vez que las ha leído, pues bien, Las Pinturas Negras de Goya mezclan ambos ingredientes, desembocando esta mezcla en un cóctel muy del estilo de este blog.

Bueno, os pongo en situación. A las afueras de Madrid, en Carabanchel, Goya pasó sus últimos años en España (antes de ser exiliado) en una finca llamada la Quinta del Sordo (cabe decir que Goya era sordo, pero esta finca se llamaba así por un propietario anterior).

Pues bien, en esta finca, mejor dicho, en sus paredes, Goya se dedicó entre 1819 y 1823 a pintar unas enormes obras, de motivos oscuros y tétricos, 14 en total, que pasaron a la posteridad con el nombre de "Las Pinturas Negras de Goya".

Disposición de las pinturas en las Paredes de la Quinta.
Entre estas obras podemos observar cómo predomina el color negro, lo oscuro, los temas en los que la muerte y el diablo están presentes, brujas, sonrisas malévolas, miedo y sinsentido por todos lados. Lo más impactante a mi parecer es que estas pinturas no fueron desarrolladas en lienzos, sino en las propias paredes de la Quinta del Sordo. Podéis imaginar la impresión que daría aquel lugar.

Dicen las malas lenguas que el propio Goya abandonó esa casa porque se volvió loco, asegurando que sus propias pinturas le hablaban (y viendo el aspecto de los retratados, no creo yo que fuesen cosas precisamente bonitas lo que le dirían). Pero no quiero entrar en temas no contrastados, por muy misteriosos que resulten.

Voy a dejaros aquí los nombres de todas las obras y debajo un link donde podréis acceder a las imágenes, en la página del Museo del Prado, donde actualmente se muestran al público:

"Átropos o Las Parcas, Dos viejos o Un viejo y un fraile, Dos viejos comiendo sopa, Duelo a garrotazos o La riña, El aquelarre, Hombres leyendo, Judith y Holofernes, La romería de San Isidro, Dos mujeres y un hombre, Peregrinación a la fuente de San Isidro o Procesión del Santo Oficio, Perro semihundido o más simplemente El perro, Saturno devorando a un hijo, Una manola: doña Leocadia Zorrilla y Visión fantástica o Asmodea."

LINK A LA LISTA COMPLETA DE LAS PINTURAS NEGRAS - MUSEO DEL PRADO.

Impresionan. Todas y cada una de ellas son extrañas en sí y creo que tienen que ganar mucho si se ven al natural, en el Museo del Prado, donde actualmente se muestran.

Antes de irme, me gustaría decir que las dos que más me gustan son Saturno devorando a un hijo y Perro semihundido. La primera, la de Saturno, quizás me guste porque fue la que hizo que indagara en las Pinturas Negras, y la del Perro, no sé, simplemente porque no pega nada con las demás, con ese toque amarillo, ese aparente absurdo... Tampoco voy a ponerme a filosofar porque no son horas, pero creo que se me entiende.


                         
Saturno devorando a un hijo.
Perro semihundido.


Como siempre, espero que os haya gustado esta entrada, y que sigáis leyendo UnEduEstuvoAquí durante mucho tiempo,

Un saludo,

EduPE.

Entradas populares