La creación de los Lamborghini fue una cuestión de orgullo.

Hay que ver, con lo que a mí me gustan los coches y no he escrito ninguna entrada relacionada con ellos por aquí. Pensando esto el otro día, me vino a la mente una anécdota que desembocó en, ni más ni menos, la creación de los actuales Lamborghini. No tiene desperdicio, ¡os lo recomiendo!




Bueno, resulta que Feruccio Lamborghini, en los años 60, era un constructor de maquinaria agrícola. Sus tractores eran de reconocido prestigio en Italia, y eran construidos con antiguos chasis de coches militares usados en la Segunda Guerra Mundial, adquiridos por él con este propósito.


Se puede decir que Feruccio se hizo rico, o al menos lo suficientemente rico como para poder adquirir algunos modelos de Ferrari, que entonces era una ya reconocida marca de deportivos, creada por Enzo Ferrari. Hay que decir que no sólo construía tractores, sino también aires acondicionados de la época y calentadores (aunque su sueño de fabricar helicópteros nunca se hizo realidad).

De todos modos, Lamborghini no quedaba satisfecho con los cavallinos rampantes, llegando incluso a llamar a la empresa de Ferrari, para quejarse al mismísimo Enzo de unos problemas con el embrague de un Ferrari 250 GT. Éste, indignado por las palabras de Feruccio, le dijo durante la llamada: "Un fabricante de tractores no sabe nada de coches".

Ferrari 250 GT

Enzo Ferrari no sabía lo que acababa de hacer, sembró la semilla que a día de hoy es una de las marcas de superdeportivos que le hace la competencia de los eternos caballos rojos.

Podéis imaginaros lo que pasaría por la cabeza del creador de los Lambos en ese momento. A parte de estafado, habían cuestionado su valía en lo que a coches se refería. ¿Cuál fue su reacción?

Pues no se le ocurrió otra cosa que crear su propia serie de coches deportivos Lamborghini, después de darse cuenta de que algunas partes de los Ferrari eran las mismas que las que usaba en sus tractores.

¿Si los deportivos de Ferrari y mis tractores usan piezas iguales, por qué no crear Lamborghinis deportivos?

Y así lo hizo, el fanático Feruccio Lamborghini creó en 1966 el Lamborghini Miura V12, el padre de los Lamborghini actuales.

Lamborghini Miura V12

De la actuación de Feruccio Lamborghini podríamos sacar varias moralejas: desde "no te rindas" hasta "quien la sigue la consigue", pero desde mi punto de vista, la palabra que mejor se adecúa con este
hombre es SUERTE, porque algo así no se consigue todos los días.


¿Y a ti qué te gustan más, Ferrari o Lamborghini?




EduPE.