Los curiosos sonidos de los dinosaurios de Jurassic Park.

Esta entrada me la comentó un gran amigo, amante de Jurassic Park. No sé si os gustará dicha película, pero lo que vais a leer en las próximas líneas hace referencia a una curiosidad que apuesto a que no sabíais.



¿Seguirías leyendo si te digo que los rugidos emitidos por los dinosaurios en la peli son el resultado de mezclar sonidos de animales normales? 

Pues ea, dicho queda. A leer.



Resulta que los creadores de Jurassic Park, liderados por Steven Spielberg decidieron, como acabo de comentar, conseguir los ruidos de sus antiguas bestias mezclando sonidos de animales actuales. La gracia de todo esto es que los animales usado ni tienen nada que ver entre sí, ni con el dinosaurio de cuyo rugido forman parte.

Traigo en esta entrada cuatro ejemplos de lo que os estoy comentando, y la verdad es que todas son, cuanto menos, inimaginables.

1. Dilophosaurio. Aquel dinosaurio inolvidable de tamaño reducido que al enfadarse abría unas membranas alrededor de su cabeza y escupía veneno, que por cierto me creó un medio trauma de pequeño. Su sonido fue conseguido gracias a la mezcla de (atención) un mono aullador, un cisne, una serpiente de cascabel y un halcón.
Dilophosaurus

2. Brachiosaurio. El inconfundible gigante de los gigantes. El herbívoro cuellilargo y lento que paseaba por las praderas en la peli, más pacífico que nadie, fue dotado de voz gracias a la mezcla de los cantos de una ballena y, aunque parezca broma, un asno.


Brachiosaurus

3. Velocirraptor. Si ya las escenas del Dilophosaurio me daban miedo, mejor no hablo del Velocirraptor. Ese bicho algo mayor que un humano, de suma inteligencia y con el arte de cazar en grupos me sigue poniendo la piel de gallina. Su inconfundible sonido, parecido a una tos reiterada, fue conseguido mezclando una morsa, una grulla, un ganso y un delfín. Sí, un delfín.

Velocirraptor

4. Tiranosaurio Rex. El T-Rex. El Rey de los dinosaurios y el rugido más potente de la trilogía de Jurassic Park (y no me vale que me defendáis al Espinosaurio). Óle, óle y óle por este bicharraco, cuyo sonido tan imponente fue desarrollado con la unión de solamente dos animales: una cría de elefante y un aligátor. Chocante, ¿no?

Tirannosaurus Rex

Por último, y a modo de bonus, quería comentar que hay una escena en la que un T-Rex desgarra a un Gallimimus (un herbívoro de mediano tamaño), y en esta toma los sonidos del elefante y el aligátor se dejaron de lado, grabando para esta secuencia el ruido emitido por un perro al jugar con una pelota. (Esto no es imaginación, es arte en toda regla).


Poco más, entradita clara y concisa. Si te gustan las entradas sobre películas, no dejes de visitar estas dos entradas, no te arrepentirás: Saltador de cocodrilos 007, Caballo de la historia interminable.

Espero que no lo supiérais y que os haya gustado (¡de ser así, comenta y no dejes de hacérmelo saber!).



EduPE.

Entradas populares