Los Médicos de la Peste, héroes tenebrosos.

Buenas a todos. Hoy vengo a hablar de un personaje histórico y bastante curioso. Se remonta a la Edad Media, época en la que la Peste Negra arrasaba ciudades llegando a quitar la vida hasta a 200 millones de personas. 


Los llamados Médicos de la Peste, fueron los únicos que se enfrentaban a la enfermedad, pero de un modo que llama mucho la atención. Si quieres saber cómo, sigue leyendo.


Estoy seguro de que alguna vez habéis visto a un Médico de la Peste, aunque quizás no hayáis sido conscientes. Eran hombres ataviados con gorros, guantes y botas, que portaban una vara, aunque lo más característico era una máscara con un pico enorme.

Usaban esta indumentaria por varios propósitos. Primero, como se creía que la Peste se contagiaba por aire, colocaban hierbas aromáticas en el "pico" de la máscara, para evitar que la enfermedad se les colara por la respiración. Además, tenían unos anteojos en la propia máscara contruidos de vidrio rojo, color que se creía que no permitía pasar el mal. 
 La vara la utilizaban para tocar desde lejos a las personas infectadas, además de para determinar en algunos casos si se movían o no. Y por último, la gruesa capa negra junto con las botas, los guantes y el gorro eran los encargados de que las pulgas no les picaran, sin ser del todo conscientes de que si había algo en el traje que les protegía, era eso, pues la Peste se contagiaban en la mayoría de casos por la picadura de estos insectos. 


Tocando a un muerto.
Además, tenían forma de pájaro porque creían que la enfermedad no les contagiaría, al ser ésta producida por las aves. Vamos, que se pensaba que la enfermedad les confundiría con pájaros y pensaría "no, hombre, a estos no, que son amigos".

Los Médicos de la Peste se convirtieron en la viva imagen de la Muerte. Los que les veían llegar huían despavoridos, cosa que, al fin y al cabo, les permitía trabajar más tranquilos.




También hay que decir que hay personas que creen que esa máscara con el pico tan largo servía para mantener una distancia con los enfermos, teoría errónea que yo mismo creía hasta hace unos minutos.

Menos mal que no nos ha tocado vivir esa época, porque vamos, viendo las pintas del Médico, seguro que era peor el remedio que la enfermedad.

Espero que os haya gustado,



EduPE.

Entradas populares