El discurso inglés de la Tercera Guerra Mundial que nunca se leyó.

Hoy traigo una entrada bastante curiosa e inquietante. Si te dijera que estás a punto de conocer el discurso que tenía preparado la Reina Isabel II del Reino Unido para leer ante la llegada de la Tercera Guerra Mundial, ¿seguirías leyendo? 


Pues si tu respuesta es afirmativa, que lo disfrutes.
Para entender cómo se ha hecho público un documento de tantísima importancia, hay que tener en cuenta la política de transparencia de Inglaterra en lo correspondiente a este tipo de documentos. Cuando pasa un intervalo de tiempo determinado (30 años), estos archivos se desclasifican y salen a la luz.

Este discurso en concreto forma parte de un conjunto de más de 300 páginas de temas relacionados con la guerra, que se hizo público en 2013. El tomo completo en sí recibe el nombre de Wintex-Cimex 83.

Reina Isabel II de Gran Bretaña
Como he apuntado más arriba, lo que más curioso me ha parecido es ese discurso catastrófico que los funcionarios de la reina prepararon, debido a la altísima posibilidad de recibir ataques nucleares soviéticos. Decir que nos encontramos en 1983, en plena Guerra Fría, lo que hace "entendible" todo este asunto.

Gracias a Dios, estas líneas nunca llegaron a ser leídas en público por la alta mandataria inglesa, lo que habría cambiado por completo el mundo que actualmente conocemos, ya que no es más que una declaración de guerra en toda regla.

Aquí os dejo la transcripción de gran parte del documento, ahora hecho público por el Archivo Nacional: 

          «Los horrores de la guerra no nos podrían parecer más remotos cuando mi familia y yo compartíamos nuestra alegría navideña con la creciente familia de la Commonwealth".
 

          «Ahora, esta locura de guerra está, una vez más, propagándose a través del mundo, y nuestro valiente país debe prepararse de nuevo a sí mismo para sobrevivir ante grandes dificultades».

          «Cuando los terrores nos acechan, las cualidades que han contribuido a mantener nuestra libertad intacta ya dos veces en este triste siglo, una vez más será nuestra fuerza».

          «Nuestro valiente país debe volver a prepararse para sobrevivir frente a grandes dificultades. Nunca he olvidado el dolor y el orgullo que sentí junto a mi hermana cuando escuchamos por la radio las inspiradoras palabras de mi padre aquel fatídico día de 1939. Nunca imaginé que ese solemne y terrible deber un día recaería sobre mí».



          «Mi amado hijo Andrew está en este momento en acción con su unidad y oramos constantemente por su seguridad y por la seguridad de todos los hombres y mujeres en el país y en el extranjero.
Este es el estrecho vínculo de la vida familiar que debe ser nuestra mayor defensa contra lo desconocido
».

          «Mi marido y yo compartimos con las familias de toda la Tierra el miedo que sentimos por los hijos e hijas, maridos y hermanos que han partido para servir a su país».

          «Si las familias permanecen unidas y decididas, dando refugio a las personas que viven solas y sin protección, la voluntad de nuestro país para sobrevivir no puede ser quebrantada»

         
«Mientras que nos esforzamos juntos para luchar contra el nuevo mal, oremos por nuestro país y los hombres de buena voluntad, donde quiera que sea. Dios los bendiga a todos».
 


¿A cuántos segundos de la Medianoche estaría la humanidad entonces?
La Reina tendría que empezar el discurso haciendo referencia a la cena navideña, continuando con un recorrido por la historia, comentando desde el paso de la Nación por las dos anteriores guerras mundiales. Después, haciendo una valoración crítica y personal de cuando ella misma vio a su padre declarar la Segunda Guerra Mundial, para acabar con un mensaje cercano, mencionando que su propio hijo se encuentra haciendo el servicio militar. 

Con ese "God Bless You All", habría terminado una declaración que, lejos de tranquilizar o preparar a la población, pienso que habría alborotado en gran medida a los ingleses (al menos a mí me habría alarmado extremadamente, y creo que no soy el único).

De todos modos, se agradece que esto que escribo quede en una entrada curiosa, y no en el inicio real de la que habría sido la peor guerra de la historia de la humanidad.

Espero que os haya dado que pensar. Un saludo,





EduPE.