Cuando los niños alemanes jugaban con millones de marcos.

Si algo queda claro leyendo este y otros blogs, es que la guerra saca lo peor de las personas. Pero también hay que admitir que los grandes conflictos armados de la Historia han creado situaciones de lo más variopintas, muchas de ellas crueles, como leíamos en ESTA entrada, pero otras, como vamos a leer hoy, bastante... ¿curioso-graciosas? 

Niños alemanes jugando con millones de marcos.
Sigue leyendo y verás a qué me refiero.

En algún curso de Secundaria, recuerdo que en el libro de Historia vi la imagen que he colocado al inicio de la entrada. Aunque he leído que es bastante famosa, yo no la había visto jamás. En ella se ven varios niños alemanes jugando con fajos de billetes reales. Además, los chicos no son ricos, ni mucho menos. Esta situación se dio por culpa de las abusivas multas que los vencedores impusieron a Alemania al finalizar la Primera Guerra Mundial (1914-1918).


Desde 1919 y hasta 1933, Alemania se llamó República de Weimar. Marcada por las irregularidades sociales y económicas, la gota que colmó el vaso fueron las sanciones que he indicado más arriba.


Y en este caso, el remedio fue peor que la enfermedad. A la República de Weimar no se le ocurrió otra cosa que empezar a imprimir dinero sin control, llegando a crear billetes de muchos millones de marcos. Rápidamente, el marco (la moneda alemana) perdió su valor de manera tremenda frente al dólar y al propio oro. Es decir, se dio una superinflación impresionante.

Momentáneamente, los precios comenzaron a subir, llegando la gente a pagar todas sus consumiciones en el acto, ya que los precios aumentaban incluso de una hora a otra.

Los billetes se podían ver por la calle tirados, como si fueran basura, y hacer cualquier compra normal podía suponer el pago de varios millones de marcos. Por ello, algunos optaban por usar carretillas (como si fueran las nuevas carteras, vamos).


Una vez entendido esto, se comprende que los niños los utilizaran como juguetes ya que, traducido a monedas acuales, no tenían entre manos más que unos pocos céntimos.

Con este cuadro podemos hacernos una idea de lo que estamos hablando, con cifras bastante exageradas:


 Impresionante, ¿verdad?

Se puede ver que entre 1924 y 1925, el valor del marco (Mark) se cambia por el del Reichsmark, una nueva moneda creada con un valor de un billón a uno. Es decir, un Reichsmark eran un billón de marcos. Esta estrategia se llevó a cabo para que la nueva moneda tuviera más valor.

Como antes comenté, llegaron a imprimir billetes de varios millones de marcos. Me gustaría compartir con vosotros unas fotografías tomadas por mi de dos de esos billets. Y son tomadas por mi porque soy su orgulloso propietario.


Sé que con ellos no soy rico, pero tienen un valor histórico que, al menos a mi, me encanta.


Poco más que añadir. Espero que hayáis aprendido algo nuevo.  Un saludo,


 EduPE.

Entradas populares