El pasado artístico de Adolf Hitler.

No tengo que presentar al protagonista de esta entrada. El hombre responsable de la matanza más sonada de la Historia: Adolf Hitler.



Leyendo ese nombre creerás que vas a leer cualquier historia sobre muerte, destrucción y atrocidades, pero lo que vas a observar son preciosas obras de arte, tan delicadas que no creerás el autor del Holocausto Judío tuviera un pasado tan artístico.

A las entradas de este blog no se escapan personajes históricos importantes, como Thomas Alva Edison, Juan Ramón Jiménez o Francisco de Goya. Y como la premisa "la gente cambia" es una verdad absoluta, el personaje de hoy cabe a la perfección en una de ellas.

En el caso de Adolf Hitler, aunque nos cueste imaginarlo sin sus ansias "aniquilatorias", hay un episodio de su vida que dista mucho de los hechos por los que este hombre pasó a la posteridad.
Mein Kampf

Ya en su obra "Mein Kampf" (Mi guerra), Hitler hacía alusión a sus inquietudes artísticas, concretamente por la rama de la pintura. Su sueño artístico se truncó cuando no fue admitido (hasta en dos ocasiones, 1907 y 1908) en la Academia de Bellas Artes de Viena, donde le decían que donde verdaderamente tenía futuro era en la arquitectura.

Obcecado como demostró ser en sus convicciones, Adolf Hitler rehusó de hacer caso a estas recomendaciones, y durante la época que vivió en Viena, que fue hasta 1913, realizó multitud de pinturas, muchas de las cuales conseguía vender.



Aquí podemos ver algunas de sus creaciones:






Viéndolas, hay que decir que no se le daba mal la pintura. Y resulta curioso la obsesión que tenía por este arte que llegó a llevarse sus útiles de dibujo al frente cuando estuvo sirviendo como soldado en la Primera Guerra Mundial. Como quien se lleva un libro para entretenerse, el joven Hitler pasaba horas dibujando los motivos que allí observaba.

En la actualidad, muchas de sus obras (se calcula que llegó a pintar cientos), fueron subastadas por cientos de miles de dólares, mientras que otras fueron confiscadas por el Gobierno de EEUU tras la Segunda Guerra Mundial, teniéndolas en su haber.

Quién sabe qué habría pasado si la Academia de Bellas Artes de Viena hubiera admitido al joven Adolf en sus filas, quizás lo conoceríamos como un gradioso artista.

Pd.: ¿Habéis reconocido el "Castillo de Disney" entre las pinturas de Hitler?

Un saludo, EduPE.

Entradas populares