El Batallón Sagrado de Tebas, ejército formado por 300 homosexuales.

El post de hoy cuenta un pasaje histórico sucedido tres siglos antes de Cristo. Cómo no, implica guerra, pero en este caso no voy a narrar una batalla impresionante, como pudiera ser el Sitio de Cartagena de 1741, sino que los que merecen mención son los combatientes de un concreto batallón griego.


Sigue leyendo si quieres conocer el Batallón Sagrado de Tebas, formado exclusivamente por ciento cincuenta parejas de homosexuales.

Cualquiera al que se le mencionen 300 guerreros griegos, lo primero que imagina es el pequeño ejército espartano liderado por el rey Leónidas en la Batalla de las Termópilas. Es bien conocido el coraje de estos hombres, pero quiero presentaros hoy a otros 300 luchadores. También griegos, también fieros, pero que no han sido tan recordados por la Historia como los anteriores.



Para ello, hay que hablar de Epaminondas, que fue un general griego de la ciudad-estado de Tebas. Para hacer frente a la todopoderosa Esparta, que en esos momentos era la poli griega más fuerte, decidió crear una unidad de élite con una particularidad.

Para ello, no sólo buscó a los mejores, sino que éstos tenían que tener una particularidad más: tenían que ser pareja entre ellos. Esto es, conformó un ejército de ciento cincuenta parejas de brutales guerreros homosexuales. ¿Pero por qué tenían que reunir este requisito?




Según palabras de Plutarco:

"Para varones de la misma tribu o familia hay poco valor de uno por otro cuando el peligro presiona; pero un batallón cimentado por la amistad basada en el amor nunca se romperá y es invencible; ya que los amantes, avergonzados de no ser dignos ante la vista de sus amados y los amados ante la vista de sus amantes, deseosos se arrojan al peligro para el alivio de unos y otros."

Poco hay que añadir aquí. Resulta impresionante cómo a veces las antiguas civilizaciones muestran ser mucho más avanzadas que la nuestra. Nació de este modo el Batallón Sagrado de Tebas.

Hay que tener en cuenta que la homosexualidad en la Grecia del siglo III antes de Cristo era absolutamente común. Los jóvenes ricos solían tener amantes más mayores que ellos, que les servían de guías en la vida y la moral. Estos lazos tan fuertes solían derivar en relaciones sentimentales absolutamente públicas.

Concretamente, dentro de cada pareja del Batallón Sagrado, había un Heniochoi (que era el integrante de mayor edad y experiencia), y un Paraibatai (su joven compañero y fiel ayudante).

Con esta cuidada organización, el Batallón Sagrado de Tebas logró vencer hasta en tres ocasiones a los Espartano. Fueron los primeros combatientes capaces de salir victoriosos de una batalla contra Esparta y cambiaron el rumbo de la Grecia clásica, convirtiendo a la ciudad de Tebas en la más poderosa durante los 33 años que estuvieron de servicio.

El episodio que puso punto y final a esta gloriosa formación basada en el amor de sus integrantes fue la Batalla de Queronea (339 a.C-338 a.C). Las fuerzas macedonias, bajo el mandato del rey Filipo II, consiguieron doblegar a la resistencia griega (conformada sobre todo por hombres atenienses y tebanos).


Cuenta la Historia que fue el Batallón Sagrado de Tebas el único que no huyó despavorido del campo de batalla, y que aguantaron allí hasta que los macedonios los masacraron.

Por último, me resultan reseñables las palabras que el rey vencedor, Filipo II, dedicó a los hombres del Batallón Sagrado, cuando se percató de que sólo doscientos cincuenta y pocos hombres habían aguardado en el frente hasta el final:

"Perezca el quién sospeche que estos varones o sufrieron o hicieron algo inapropiadamente."

Hasta aquí mi pequeña aportación a que estos valerosos guerreros no caigan en el olvido.



¡Un saludo!