Mini-Curiosidades, capítulo 3.

Aquí está el nuevo post de mini-curiosidades. Espero que os gusten y te recomiendo que si no has leído los anteriores, empieces por el Capítulo Piloto.



¡Allá vamos!

1. El origen de la expresión "Cargar con el muerto".

Al menos en España, cuando se habla de "cargar con el muerto" se hace referencia a la obligación de encargarse de un asunto del que todos rehúyen o del que no queda más remedio que ocuparse. Pero, ¿de dónde viene este dicho?


En la Edad Media, si algún cadáver aparecía en la calle y no se descubría al autor del asesinato, todos los vecinos del pueblo tenían que pagar una multa por la cual se hacía frente a los gastos derivados del levantamiento del cadáver, además de conformar una especie de "castigo común".


Cuando tenían la oportunidad, los pueblerinos solían "cargar con el muerto" en volandas antes de que llegaran las autoridades, para abandonarlo fuera de los límites del pueblo, y así ahorrarse esta injusta tasa.



2. Un posible origen de la palabra testificar.

Aunque tiene más pinta de ser una leyenda, me encanta la historia que dice que la palabra testificar proviene del afán de la Iglesia por que no se eligiera a una mujer como Papa.

Después de cada cónclave, el religioso electo debía sentarse en una silla agujereada en la base, y un joven diácono palpaba sus testículos para cerciorarse de que el futuro Sumo Pontífice era realmente un hombre. De este modo, "testi-ficaba" la masculinidad del Papa.


*Como ya he dicho, no parece totalmente verídico, pero ya escribí una entrada en la que se cuenta la historia de la Papisa Juana, anécdota que serviría como base a esta teoría. Si te interesa, haz click AQUÍ.*


3. El idioma que se habla con notas musicales: SolReSol.


En 1817, François Sudre inventó un idioma basado en las siete notas musicales. Lo llamó Solresol (Sol-Re-Sol), y se podía hablar, así como silbar o escribir en un pentagrama. 

Nunca llegó a tener mucha popularidad, pero su autor incluso publicó un libro con la gramática del idioma. Fue en 1902 cuando llegó a ser más reconocido.





4. El horrible negocio de la venta de Alaska.


En 1867, y debido a las complicaciones económicas que estaba pasando el imperio ruso, éste decidió vender el extenso y climatológicamente extremo territorio de Alaska.

Los americanos pagaron 7.200.000 dólares en esta transacción, y tan sólo en las primeras cinco décadas consiguieron multiplicar por diez las ganancias con respecto al precio de compra.


Durante el siglo XIX, el comercio fue muy fructífero en esa zona, lo que convirtió a la venta de Alaska en un movimiento no muy acertado por parte de los rusos.



Espero que hayáis aprendido, al menos, una cosa nueva.



¡Saludos!